La iluminación juega un papel esencial en la creación de la atmósfera y el ambiente deseado en una zona, dependiendo de los requisitos.

Una buena iluminación acompañada de otros elementos fundamentales como el mobiliario y la decoración, contribuye a ofrecer el ambiente ideal.

En el mundo de la iluminación es muy común que se hable de la temperatura de color, pero ¿qué es esto y para que nos sirve en casa?

 

 

 

 

 

Las temperaturas cálidas (1 700K a 3 000K) generan un ambiente de relajación y se colocan en restaurantes de comida a la carta o en salas, estancias de hoteles, restaurantes y habitaciones.

Las temperaturas neutras (de 3 500k y hasta 5 000K) generan un ambiente de limpieza y se colocan en oficinas, escuelas, hospitales y en general lugares de trabajo. en interiores residenciales, una opción adecuada de uso puede ser una cocina o en ciertos casos, espacios con cierta actividad constante, como pasillos.

Las temperaturas frías (5 700K hasta 8 000K) generan un ambiente eficiente y sobre todo de actividad constante. Se utilizan más en lugares de trabajo donde hay actividades de precisión. De cierta manera, no se recomienda el uso de temperaturas de este tipo para aplicaciones residenciales, ya que lo que se busca es el confort y la tranquilidad para este tipo de aplicaciones.

En ABAME, te podemos asesorar en cuanto a luminaria ideal, y el color de luz recomendado de acurdo a lo que necesites en tus espacios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *